La cooperativa de mujeres que fabrica artesanías con fibra de plátano


Arfiplat está conformada por emprendedoras de Cabuyaro (Meta). Las mujeres buscan abrirse campo en el mercado para así vender sus productos y generar ingresos en sus familias.

23/1/2020
Las artesanas aprovechan las ferias a las que son invitadas para vender sus productos.

Luego de cosecharse el plátano, que va a los platos de los consumidores, en las fincas quedan regados los tallos de las plantas, pues no representan ninguna ganancia para los cultivadores. Es ahí cuando aparecen campesinos creativos que no ven un simple vástago, sino materia prima para crear productos artesanales.

En el Meta, por ejemplo, existe la Cooperativa Arfiplat, la cual comercializa artesanías hechas con fibra de plátano, extraída de los troncos. La asociación es integrada por 21 personas, casi todas mujeres. Entre ellas hay víctimas del conflicto armado y madres cabeza de hogar.

Mónica Apache Díaz, quien hace parte de la iniciativa, explica cómo transforman los vástagos hasta obtener finos hilos. “Lo sacamos con una tabla y una peinilla (machete). La raspamos hasta que queda como cabellos. Todo el tronco, que viene en capas, se aprovecha y se limpia. Luego se deja unos tres días secando y ahí se va al hilado”.



Según Mónica Apache, la fibra de plátano es muy resistente. 

Con la fibra de plátano, las mujeres tejen, con dedicación y paciencia, bolsos, mochilas, individuales para el comedor, manteles, portavasos y sombreros. El material, de igual forma, se usa para elaborar cotizas y correas, entre otros productos. Todo el trabajo artesanal lo realizan en la vereda Viso de Upía, municipio de Cabuyaro. La población está a unas dos horas de Villavicencio.




Fabricar un bolso para mujer con fibra de plátano puede tardar hasta un día y medio. En el caso de las mochilas, las más pequeñas tienen precios que van desde los 30.000 hasta los 60.000 pesos. 


“Las ventas las hacemos cuando nos invitan a ferias. Esto nos ha permitido tener algo de estabilidad (económica) para ayudar a nuestros hijos”. El sueño de las emprendedoras es poder llevar algún día sus artesanías al extranjero.





Artesanías de Colombia, un apoyo

Mochilas como estas son decoradas con distintos motivos.
De acuerdo con Mónica Apache Díaz, gracias a la gestión de Artesanías de Colombia, las mujeres de Arfiplat han viajado a ciudades como Cali y Medellín a vender bolsos y a exponer los demás artículos que elaboran. “La entidad ahora también nos hizo un pedido de canastas”, comenta.


Tocando puertas en la Gobernación del Meta, además, consiguieron que se dotara a la cooperativa con cinco máquinas y varios peines que permiten sacar más rápido y fácil la fibra de plátano.

No todos los vástagos sirven

“Cuando al plátano le echan muchos químicos, el vástago no nos sirve porque en el proceso la fibra se daña, se parte muy rápido”, explica Apache. Ante esto, las mujeres han optado por comenzar a sembrar sus propios cultivos para que sean orgánicos. Sin embargo, apenas están comenzando con el proyecto.

Quienes deseen comprar las artesanías de Arfiplat, pueden escribir al correo electrónico arfiplat2012 @gmail.com. La cooperativa además tiene dos números de contacto: 311 341 10 16 y 311 395 11 19








Compartir en Google Plus

Sobre Gente Palante

www.gentepalante.com | Medio digital del emprendimiento y los negocios.

0 comentarios :

Publicar un comentario