Terra Mía le apuesta al cultivo y transformación del sacha inchi



En San Martín (Meta) se creó la empresa Agroindustrias Montecamoa, liderada por una ingeniera química. Con su marca, la compañía quiere impulsar el consumo de productos hechos con esta almendra.

29/11/2019
La empresa llanera quiere sacar al mercado otros alimentos saludables y una línea cosmética.


Por: Luis Fernando Charrupí
@LuisFCharrupi


Hace pocos años se comenzó a hablar en el Meta del sacha inchi, una planta originaria de la Amazonía peruana, colombiana y ecuatoriana. Pero que no se conozca en la región no significa se haya descubierto hace poco. Durante siglos, comunidades indígenas la han cultivado.

Su fruto, también conocido como maní de los incas, es una almendra con alto contenido de omega 3, 6 y 9, así como de vitaminas A y E. Actualmente, la nuez es procesada para elaborar productos medicinales y de uso cosmético. Es tanto su potencial que incluso se dice que su siembra podría reemplazar los cultivos de uso ilícito en Colombia.

Aprovechando la oportunidad de negocio que se abre en el mercado, María Camila Ángel y Jorge Sánchez crearon hace dos años en San Martín (Meta) Agroindustrias Montecamoa. La empresa se dedica al cultivo y transformación del alimento amazónico: con la nuez se hacen snacks (pasabocas) y se produce aceite.

La demanda de sancha inchi viene en aumento en ciertos países.

“El aceite es virgen extra, prensado en frío. El sacha inchi nos provee aproximadamente un 45 por ciento de omega 3, un 35 por ciento de omega 6 y un 10 por ciento de omega 9. Además, la almendra como tal tiene un 30 por ciento de proteína”, explica Ángel, ingeniera química y gerente del proyecto.

Este tipo de cultivo da la primera cosecha pasados unos siete meses y la producción se mantiene durante diez o doce años. El sembrado y mantenimiento de una hectárea, en los primeros doce meses, puede costar hasta 20 millones de pesos. Después del segundo año, los costos bajan a casi 8 millones de pesos.

La idea de nosotros es abrir el comercio de productos terminados para empezar a apoyar a los agricultores y comprarles las cosechas

Agroindustrias Montecamoa vende los pasabocas y el aceite de sacha inchi con la marca Terra Mía. Sus dueños quieren ampliar la oferta de productos y por eso piensan abrir una línea cosmética. “Inicialmente vamos a empezar con algo de jabones artesanales. Queremos incursionar también en un tratamiento capilar”, dice la gerente.

El aceite de sacha inchi se consume. También se aplica para hidratar la piel. 
Con las almendras se fabrican varios productos que benefician la salud y mejoran la apariencia de la piel.

Un paquete de snack vale 3.000 pesos y la botella de aceite de 250 mililitros, 35.000 pesos.

Gentepalante.com le hizo otras preguntas a María Camila Ángel.



¿Cuántas hectáreas sembradas tiene la empresa?  

Nosotros tenemos en San Martín dos hectáreas. Pero digamos que el proyecto, en cuanto a transformación del sacha inchi, surgió de la necesidad que vimos en varios agricultores de la zona entre Vista Hermosa, Lejanías e incluso San José del Guaviare, que tienen cultivos y no los pueden comercializar. 

¿Qué logros han tenido con la empresa?

Hemos venido creciendo. De hecho, el mercado inicialmente lo arrancamos en San Martín. Ya tenemos dos puntos de venta en Villavicencio y contamos con distribuidores en Bogotá. Y estamos próximos a entrar a cadenas de tiendas especializadas.

¿Qué tan rentable es el sacha inchi?

El cultivo como tal es bastante rentable, en buenas condiciones de mantenimiento. Sin embargo, yo actualmente les digo a los agricultores que no deben excederse en el área sembrada porque lo que nosotros estamos haciendo es desarrollar el mercado.

Podemos estar obteniendo alrededor de cinco toneladas de estrella (almendra) por hectárea, al año, que más o menos tienen un costo de 3.000 pesos por kilo. Es decir, estamos hablando de 15 millones de pesos por hectárea al año.

Un cultivo que le puede aportar bastante a la economía de la región…

Sí, creemos que es una muy buena oportunidad para el desarrollo agroindustrial de la región y puede aportar a todo el tema de posconflicto.

Le hemos expresado al gobierno que es importante que nos ayude a dar a conocer el producto. A buscar este tema de comercio y llamar a entidades y mirar cómo podemos darlo a conocer, porque ese ha sido el inconveniente. La comercialización aún no está completamente desarrollada porque hay mucho desconocimiento del producto.

Hemos avanzado un poco, pero falta bastante. Hay gente que todavía no sabe del producto y sus beneficios.

El subproducto que queda de la extracción del aceite es una torta muy rica en proteína. Hemos pensado en suplementos dietarios a base de la harina 
María Camila Ángel.


Apunte adicional

En Piñalito, corregimiento de Vista Hermosa (Meta), hace cuatro años fue creada la cooperativa Vissacha, que se dedica a la transformación del sacha inchi. Con la venta de snacks y aceite se benefician siete familias, según Liliana Rico Zamudio, tesorera y secretaria de la asociación.

Los miembros de Vissacha tienen algunos cultivos en Mesetas, Uribe, Lejanías y Vista Hermosa. También cuentan con cuatro máquinas industriales que hace poco les entregó la Gobernación.






Compartir en Google Plus

Sobre Gente Palante

www.gentepalante.com | Medio digital del emprendimiento y los negocios.

0 comentarios :

Publicar un comentario